¿Por qué un jefe necesita infiltrarse para conocer la situación de sus empleados? Esta pregunta se la realizan muchos jefes que, ante la dificultad de conocer la situación real de sus trabajadores, se plantean multitud de métodos para obtener información básica para el buen funcionamiento de cualquier grupo de trabajo.

Y es que aunque los objetivos de un jefe y de un empleado no tienen por qué coincidir, sí que es importante que sean complementarios. Motivo por el cual estas relaciones implican casi siempre una cierta dificultad en un entorno laboral.

Sin embargo, ante la dificultad que cada empleado supone para un responsable,  existen tres aspectos básicos que miden el funcionamiento y el compromiso del trabajador con la empresa: motivación, rendimiento y expectativas.

Motivación, rendimiento y expectativas

Para conseguir cualquier objetivo en la vida, no sólo desde el punto de vista profesional, se necesita tener claro el objetivo y creer en él. Para lograrlo, la motivación es clave. Por ello es fundamental que un buen jefe invierta gran parte de su esfuerzo en crear, mantener y desarrollar la motivación de sus empleados.

Líder-Ray Human CapitalUn empleado motivado está preparado para comenzar cualquier proyecto por difícil que parezca. Sin embargo, es fundamental para el alcance de ese objetivo dotarle de las herramientas, virtudes y conocimientos necesarios para conseguir el mejor de los rendimientos.

Cuando existe una motivación clara por parte del trabajador, es deber del responsable o líder, prolongar este estado lo máximo posible. Informarle sobre sus expectativas presentes y futuras a nivel corporativo puede resultar una buena manera para lograrlo.

Aunque las utopías en cuanto al buen liderazgo se suceden, lo cierto es que existen premisas que contemplan un buen estilo que deberá siempre ir marcado por 2 factores clave: la motivación y la gratificación por lo conseguido. Sin embargo, todos podemos trabajar para conseguir premiar y retener el talento en nuestras organizaciones.