Gran parte de nuestra actividad en el ámbito de la Consultoría se centra en realizar proyectos de evaluación mediante el Assessment Centre. En muchas ocasiones para ayudar a nuestros clientes a diseñar programas de desarrollo tanto globales como individuales. Pero también, y es cada vez más frecuente, como método para identificar el potencial en los recién licenciados que, o bien se acaban de incorporar a la Organización, o precisamente están en un proceso de selección para ello.

En un proyecto reciente de este tipo, charlando con uno de los participantes sobre su experiencia en el proceso, me planteó algunas cuestiones que me han hecho reflexionar sobre la percepción que, especialmente los más jóvenes, tienen sobre el Assessment, y que no siempre es tenida en cuenta.

Estas fueron algunas de sus preguntas, que ahora trato de responder:

¿Por qué un AC?
La primera respuesta, que estuve a punto de darle, es simple: ¿y por qué no? Técnicamente, un Assessment Centre es el instrumento que mayor índice de predictibilidad tiene de todos los que se utilizan para analizar y cualificar perfiles. Pero más allá de tecnicismos, lo que realmente existe es una necesidad en la empresa de conocer las características de un perfil. En otros casos, una entrevista clásica (de selección, por ejemplo) resulta lo idóneo, porque se trata de repasar experiencias, proyectos, logros… de un profesional. O concursos, oposiciones e incluso cuestionarios de los llamados “psicotécnicos”, que cada vez ofrecen una mayor fiabilidad. Pero con un Assessment se pretende realizar un análisis más profundo y completo, que ayude a identificar fortalezas, posibles áreas de desarrollo e, incluso, motivaciones y visión de futuro (cosas que rara vez observo que las personas realmente tienen).

juan-2¿Cuál es el enfoque?
Sin entender muy bien a qué se refería con eso del “enfoque”, diría que desde el punto de vista de la empresa es fácil aventurar una respuesta: precisión. Un Assessment representa una inversión importante para una Organización en dinero, tiempo y, a posteriori, en programas de desarrollo adecuados. Y poco más hay que decir, porque se juega mucho y tiene que acertar en el elegir al candidato adecuado. Para el profesional, su enfoque debería ser (tampoco tengo muy claro que así sea) el de tener una oportunidad única para reflexionar, aprender y poner en marcha acciones concretas que mejoren su versatilidad, empleabilidad y desempeño.

¿Qué debo hacer para superar un Assessment Centre?
Esta pregunta me dio que pensar, pues no tengo que claro que un Assessment Centre (al menos como yo lo entiendo) se deba superar o no. Realmente un assessment es una evaluación (¡empezamos bien! por presión que no quede…). Lo que no está tan claro es que la gente sepa lo que realmente se evalúa. Y me remito entonces a lo ya dicho antes: fortalezas, áreas de desarrollo, motivaciones, inquietudes,  temores o aspiraciones… No busquemos tres pies al gato, bastantes complicaciones tiene ya nuestro día a día.

¿Cómo me debo comportar?
En este sentido, es importante que el participante afronte el proceso de forma natural, se muestre tal cual es y plantee las dudas que le surjan. No hace mucho entrevisté a un colectivo de recién licenciados, que optaban a unas becas en una multinacional de la industria farmacéutica. La mayoría de ellos querían convencerme de la cantidad de cosas que sabían, de lo bien que les había ido en la carrera, etc. Claro, nadie les había dicho que normalmente, en un assessment de este tipo, donde no están muy claras las funciones que se realizarán en la empresa (y que en cualquier caso serán de soporte), lo que se trata de analizar  no es el expediente o las prácticas que se han hecho (para eso está el CV y lo normal es que se haya hecho un primer filtro con ellos), sino las características más representativas de su perfil y formas de trabajar, para tratar de identificar el entorno en el que, en principio, resultarían más eficaces.

Consecuencia: la mayoría de ellos estaban sobreactuando e intentando convencerme de cosas que resultaban difíciles de creer que pudieran hacer. Simplemente por edad. Como me dijo una vez una persona conocida, para celebrar las bodas de plata de algo hay que llevar 25 años haciéndolo…

Un asessment centre se compone normalmente de entrevistas y ejercicios situacionales, que normalmente no tienen solución. No busquemos LA respuesta, demos NUESTRA respuesta. Esa será la correcta, no tengáis duda.

Estas son, como decía al principio, algunas de las preguntas que me hizo este joven sobre el Assessment. Y tú, ¿tienes alguna pregunta? Si es así, deja tus comentarios, serán de ayuda para todos.