Decía Philippe Quéau que “la realidad virtual nos va a permitir entrar y navegar dentro de la imagen. Antes la imagen servía para transformar el mundo; ahora la imagen virtual es el mundo”.

Hace poco tuve la oportunidad de ver la película Transcendence y desde entonces cada vez que veo paneles solares, se me ponen los pelos de punta. Nos asusta aquello que escapa a nuestro entendimiento y donde las posibilidades de evolución son infinitas, como ocurre con el mundo digital.

home-Ray Human CapitalSea exagerado o no, la cuestión y el mensaje que anda detrás de la película da mucho que pensar y mueve uno de los debates sociales más típicos en torno a lo humano y lo digital. También tratado, últimamente, en otras producciones cinematográficas de carácter más independiente (ej: HER).

La película de Wally Pfister va mucho más allá del mundo que probablemente nos espera en la próxima década pero ilustra claramente los miedos que, como seres humanos, tenemos hacia el uso inadecuado de las potencialidades que permite la tecnología, especialmente aquel que rompe la barrera entre lo humano y lo digital en un intento por desarrollar una inteligencia artificial con conciencia y sentimientos.

 

Las personas y el entorno digital

Lejos de este debate social, hoy en día la cuestión no es conseguir una “máquina humana” sino hacer un uso humano y eficiente del medio digital a través de las personas, donde hay preguntas mucho más sencillas -gracias a Dios- a las que dar respuesta en nuestras organizaciones: ¿Estamos preparados para que lo digital cambie la manera en que gestionamos y desarrollamos a las personas? ¿Cuál es el stretch factor (combinación de factores que indican colectivamente cuánta distancia a un nuevo puesto puede una persona asumir) para adecuarnos a un puesto de trabajo digital?

Probablemente, hoy sintamos incertidumbre sobre si nuestro día a día profesional va realmente a cambiar o si solo se va a tratar de un uso más eficiente del canal digital. Lo cierto es que aunque solo se trate de un uso eficiente del canal, el mero hecho de tratarse de un medio tan rápido como el virtual va obligatoriamente a revolucionar la manera en que gestionamos, trabajamos con los demás y damos solución a problemas que hoy resolvemos de maneras diferentes, lo cual implicará un cambio importante.

Desde Ray Human Capital, preparamos a las personas para asumir la digitalización en su día a día y ayudamos a las organizaciones a redefinir sus procesos de RR.HH para adecuarlos a las competencias digitales y pautas de reclutamiento, selección, formación y desarrollo que necesitaremos en las compañías durante los próximos años. Si estás interesado, no tienes más que consultarnos. ¡Estamos a un clic de ratón!

Bienvenido a la República Digital de tu casa.