Todo profesional de Recursos Humanos alguna vez en su vida –aunque no trabaje en el área de Búsqueda y/o Selección de Personal–, ha tenido que responder a preguntas tales como “La próxima semana tengo una entrevista de trabajo. ¿Me podrías aconsejar cómo debo actuar? ¿Qué preguntas me pueden realizar? ¿Y cómo debo responder?…”

Incluso en ocasiones, hemos tenido que realizar algún role play o dinámica de grupo con el objeto de que nuestro “colega” adquiriera una mayor seguridad a la hora de enfrentarse a dicha entrevista de trabajo.

Las competencias para ser el candidato perfecto

En general, no existe una receta mágica que nos convierta en “candidatos finalistas” en un proceso de selección. Sin embargo, sí que existen unos pequeños principios que debemos de tener en cuenta siempre. El primero –y reconozco que no soy nada original–, es ser tú mismo. A veces complicado cuando sabemos que estamos siendo observados y evaluados, pero fundamental. Si no nos comportamos de manera natural no generaremos confianza en nuestro interlocutor. Debemos asegurarnos de que el profesional de RRHH nos percibe como una persona en la que se puede delegar responsabilidades que asumirá con compromiso y dedicación.

Necesario también es proyectar un espíritu positivo ante la vida en general y el trabajo en particular. Debemos relatar situaciones de adversidad a las que nos hayamos enfrentado y que hayamos superado gracias a nuestra motivación. Describe además, cómo con este espíritu eres capaz de generar armonía en entornos profesionales, promoviendo un buen ambiente de trabajo y fomentando la cooperación.

Asimismo, es muy valorada por las empresas la capacidad de aprendizaje de las personas. Recuerda situaciones que te hayan hecho crecer. Y no recuerdes solamente, demuestra que buscas proactivamente esas situaciones con el objeto de desarrollarte profesionalmente. Proyecta una imagen de entusiasmo ante tu propio aprendizaje y corrobora que eres capaz de adaptarte a los cambios, aprender de ellos, e incluso impulsarlos.

Recuerda también que los profesionales de RRHH buscan profesionales con una elevada capacidad de esfuerzo –y es que las empresas cada vez exigen más a sus profesionales. Describe tus principales logros profesionales de mayor complejidad y/o dificultad. Relata los obstáculos a los que te has enfrentado y cómo has actuado para superarlos con éxito. La tenacidad y perseverancia es fundamental cuanto más dificultosos son los retos. Y, por supuesto, demuestra que no tienes miedo a repetir esa experiencia.

Si bien es cierto que estos principios no constituyen una receta mágica a la hora de enfrentarnos a una entrevista de trabajo –cosa que he advertido desde el principio y con lo cual nadie debe sentirse engañado :)–, si somos capaces de proyectarlos de forma adecuada, seguramente nuestra candidatura será considerada como una de las que deben optar el puesto vacante y posiblemente seas nuestro «M@ster Candidate», el candidato perfecto.

Ten en cuenta que, cuando una profesional no cumple al 100% con los requisitos técnicos del puesto, nuestro perfil personal se convierte en la “clave del juego”. Y como profesional de RRHH he visto como muchos candidatos que cumplían exactamente con el nivel exacto de conocimientos y experiencia que cliente solicitaba, han sido superados por otros que han proyectado en la entrevista valores y principios como los que hemos relatado.

Y tú, ¿demostraste estos valores durante la última entrevista que realizaste?