Recientemente me comentó un responsable de RRHH que cuando ve a un candidato entrar por la puerta ya sabe si será seleccionado o no. Su olfato para identificar el talento se basa totalmente en la intuición, y gran parte de las veces acierta. No cabe duda que muchas personas, desde grandes directivos exitosos hasta técnicos de RRHH, han desarrollado a través de la experiencia una gran capacidad para leer las situaciones y entender a las personas sin requerir mucha información. Difícilmente sabremos si han sido sus “corazonadas” la clave de su éxito, pero lo que sí podemos asegurar es que su confianza en sus intuiciones les ha ayudado a arriesgar y conseguir resultados sorprendentes.

Intuición para el proceso de selección

No obstante, la intuición dentro del proceso de selección de personas está cayendo en desuso cada vez más, y con razón. La psicometría y el análisis de Small Data y Big Data están tomando cada vez más protagonismo como herramienta de apoyo en la toma de decisiones (de hecho, en los últimos tiempos el analista de Big Data se ha convertido en uno de los perfiles más buscados en las grandes compañías, ya que los datos permiten no sólo analizar el rendimiento de una empresa, sino también tomar decisiones en los procesos de selección, en identificación de problemas de productividad, rotación, planificación de carrera, etc.).

cuestionarios online-ray human capital

Cuestionarios online para el proceso de selección

El uso de test y cuestionarios online para la selección se ha ido extendiendo por numerosas razones. No sólo permite predecir el desempeño de una persona minimizando costes, sino que además, al homogeneizar criterios, se garantiza la igualdad de oportunidades, aumento de la diversidad, e impacta positivamente en la imagen de marca de la empresa, y por tanto, aumenta de manera significativa la atracción de los mejores profesionales.

Todavía queda camino por recorrer, empezando por aprovechar mejor los datos. Hoy en día los departamentos de RRHH cuentan con mucha información y pocos recursos para explotarla, por lo que no están rentabilizando todos los beneficios que podrían llegar a obtener. Una tarea pendiente que mejoraría el entendimiento acerca de la potencia que muchas pruebas pueden llegar a tener si se utilizan correctamente las que deben ser utilizadas, en función del perfil y del objetivo que se quiera conseguir. Es fundamental la capacitación de quienes utilizan e interpretan estas pruebas. Un número o un dato por sí sólo no dice nada, hay que darle un sentido y un significado.