Hace unas semanas, una multinacional de gran consumo inauguró su primera tienda en Madrid en una de las zonas más comerciales de la capital. Por razones que no vienen al caso, aun no siendo consumidora de sus productos, acudí al local la misma semana de la inauguración, y pude comprobar uno de los motivos de su gran éxito: su modelo de atención al cliente.

Desde el mismo momento en el que uno traspasa la puerta de entrada empieza a sentirse…especial. El cliente tiene a su alcance un asesoramiento personalizado y determinadas atenciones por pertenecer a un club, que no es habitual en las marcas de gran consumo. Y todo esto, en un entorno agradable, con un ambiente exclusivo.

eva-2Desde entonces, diferentes foros y medios de comunicación se han hecho eco de esta novedad en la ciudad. Los clientes hablan maravillas de su experiencia. Sin duda, el éxito está siendo rotundo. Porque, ¿a quién no le gusta sentirse especial, aunque sólo sea unos minutos? El “lujo” al alcance de todos.

Pensando en todo esto, y en el éxito que está teniendo, imaginé lo fácil que sería adaptar algo así e intentar disipar las inquietudes de algunos de mis clientes con el mundo de la comunicación y el marketing. No es más que lo que se ha venido llamando “employer branding”.

Employer branding para las empresas

Algunos de mis clientes (“start-up”, PYMES y grandes empresas nacionales) en nuestras reuniones, me muestran cómo orgullosos de sus compañías, sus productos y proyectos, tienen dificultades para incorporar determinados perfiles a sus Organizaciones, así como para atraer el talento. ¿Cómo dar a conocer sus programas para conseguir el objetivo?

Pese a que los presupuestos no son los mismos para todas las empresas, hay que dejar los complejos a un lado para trabajar en construir sus marcas como empleadores y posicionarse para atraer el mejor talento a sus organizaciones.

Atracción del Talento en las organizaciones

En el caso de la atracción del talento, se trata de transmitir no sólo la imagen, sino las actividades que se llevan a cabo dentro de la Compañía, el ambiente en el que se desarrolla el trabajo… y que van a marcar la diferencia entre unas empresas y otras, inclinándose la balanza hacia aquellas que encajan más con el estilo de vida, las preferencias, valores e intereses de los candidatos/as.

Sin embargo, estas acciones tienen que ir dirigidas, no sólo a atraer a los mejores candidatos sino también a retener a los empleados actuales. Retener el talento es uno de los retos a los que nuestras empresas se enfrentan en la actualidad. Los empleados actuales son los mejores embajadores de nuestra marca y la información que ellos transmitan es fundamental para lograr un posicionamiento adecuado. Su motivación y el conseguir que se sientan especiales y miembros de un grupo desde el momento en que entran a formar parte de la plantilla, hacerles ver que son una pieza esencial del proyecto de la empresa, e involucrarles en ella, son algunas de las claves. No dejemos que esto sea algo exclusivo de las Grandes Empresas Multinacionales.

Esto no es más que lo que ha hecho esa marca que os comentaba al inicio, atraer y retener, haciendo sentir a sus clientes especiales. Un cliente satisfecho es como un empleado satisfecho, y esto hay empresas en las que no se le da una importancia real.

Siempre ha existido la creencia de que las empresas son las que eligen a los candidatos, pero esto, en un mercado como el actual, es una media verdad, ya que cada vez más son los candidatos los que eligen en qué tipo de empresas quieren trabajar.

¿Te atreves a apostar?