Ante la pregunta, y sin mayor contexto, estoy segura de que muchos habréis pensado que sí. Yo misma añadiría a la expresión unos cuantos adjetivos que describirían muy oportunamente el sentimiento de división personal y profesional que estoy experimentando en estos momentos de mi vida. No obstante, la pregunta tiene muchos matices.

Hace tan solo unas semanas tuve la oportunidad de ver la primera película de la tan aclamada saga “Divergente”. Una película con un cariz marcadamente adolescente, pero con varios mensajes interesantes de trasfondo. Las películas nos ilustran aspectos, inquietudes y sentimientos de la vida humana muy fácilmente asimilables a conceptos profesionales y momentos de mercado.

Ateniéndonos a la trama de la película y en términos sencillos, “divergente” es la persona que no encaja en ningún grupo, no sigue el patrón, pero también es una persona con gran agilidad para aprender, que destaca por encima de lo pautado. Una persona que se cuestiona el status quo y siente inquietud por ir más allá. Seguramente ahora, con esta descripción escrita, se nos ocurren muchos otros términos para hacer alusión a esta palabra.

En el mundo profesional, un divergente podría ser el llamado High Potential, tan buscado en estos días. Pero también podría ser un “creativo” que siempre se cuestiona las cosas y busca nuevos puntos de vista o cualquier otra cualidad que se sale de la norma. Sea como fuere, el término se me hace muy apropiado para los tiempos que corren en el ámbito del reclutamiento y el desarrollo profesional.

Divergencia para el desarrollo profesional

786044_bright_idea¿Eres divergente?  Seguramente te están buscando o quieran desarrollar tu potencial. En realidad, la respuesta a esta pregunta es más una invitación a la reflexión que una respuesta dicotómica de “SI/NO”. Lo importante es saber dónde está tu potencialidad de desarrollo para llegar a serlo y ponerte a trabajar ahí. La clave de este camino será el “mix de especias” con el que condimentes tu actitud, conocimiento y entrenamiento para “picarte” a ti mismo y desarrollar un pensamiento, emoción y conducta “Out of the box”.

Desde el mundo del desarrollo de personas, existen muchas “especias” o fórmulas para crecer y llegar a ser un líder “divergente”, pero seguramente ninguna de ellas está ya tanto en demostrar un buen desempeño (ese es un “must”) como en desarrollar tu Learning Agility o potencial de crecimiento.

 

Desde Ray Human Capital, ponemos a disposición de las empresas y colectivos de líderes particulares nuestro programa “Líder Out of the box”, una experiencia de evaluación y desarrollo personalizado para profesionales con inquietudes más allá de las vías formales, que deseen retarse a través de la gamificación, las acciones de desarrollo en entornos originales, el autoconocimiento y el desarrollo de las palancas del learning agility, pero sobre todo, que deseen romper el muro de sus miedos para dar un paso adelante en sus vidas personales y profesionales.

¿Quieres ser divergente?