Hace algo más de  dos años me encontré con un ex compañero de trabajo. Hacía tiempo que no nos veíamos y, tras hacer el típico repaso de conocidos y anécdotas vividas en tiempos pasados, le pregunte: “¿Y qué haces ahora?”. Soy “echarbipi”, contestó.  “Aaah”. Dije con cara de entender lo que me estaba diciendo. No he vuelto a verle, pero recuerdo muchas veces este encuentro, pues fue la primera vez que oí hablar de eso… de la figura del HRBP.

El alcance de la función de RRHH ha sufrido en los últimos años una importante trasformación. Los Departamentos Corporativos encargados de la gestión y administración de las personas (especialmente en las grandes compañías) se han visto en la necesidad de fomentar la comunicación  vertical de las nuevas estrategias a los colaboradores de la organización. En este contexto, resulta esencial un socio estratégico que traslade las políticas y operativas de RRHH a cada una de las áreas. Un conocedor en  profundidad de la organización y sus objetivos, con capacidad de comunicación y negociación, y especialmente orientado tanto al cliente interno como a los resultados organizacionales. En este contexto, surge la figura del HRBP (Human Resources Business Partner).

La figura del Human Resources Business Partner

El HRBP es, en definitiva, un profesional con elevado conocimiento del negocio, de las estrategias y  los objetivos y, al mismo tiempo, de las políticas, procedimientos y metodologías de  Recursos Humanos de la Organización. Su misión es trasladar, implantar y garantizar el cumplimiento de todos ellos en la Línea de Negocio correspondiente, convirtiéndose en un consultor interno del área, un aliado estratégico.hrbp-Ray Human Capital

Esta figura es especialmente relevante en organizaciones en proceso de cambio. En Ray Human Capital participamos en multitud de procesos de cambio con nuestros clientes, de diferentes dimensiones y pertenecientes a sectores diversos. Si algo hemos identificado es la problemática común que surge desde RRHH a la hora de canalizar e implantar en cada departamento y unidad de negocio el mismo mensaje y procedimiento y, sobre todo, que sea entendido e interpretado de la misma manera.

Ahora, gracias a la figura del HRBP, se consigue un doble objetivo: por una parte que RRHH tenga una extensión real en el negocio. Alguien que conoce la mejor manera, momento y lenguaje para trasladar sus políticas en su contexto particular (Comercial, Corporativo, Producción,  etc.). Y por otra, configurar una figura cercana y visible para los empleados, que normalmente suelen percibir el Área de RRHH de forma distante.

Las 4 competencias del Human Resources Business Partner

El éxito de esta posición reside, por tanto, en su conocimiento y participación en el Negocio del que forme parte; su estrecha relación con los procesos, dinámicas y dificultades del día a día, y su relación con la plantilla. Para ello un HRBP debe reunir una serie de competencias que son críticas para desempeñar con éxito este rol:

  • Capacidad de impacto y negociación: necesita ser el vaso comunicante entre RRHH, los intereses del Negocio y los empleados. Gestionar óptimamente las relaciones y conseguir beneficio mutuo en la mayoría de situaciones.
  • Visión de negocio y Orientación a resultados: no se trata de una posición técnica de RRHH, pues los procesos y políticas se diseñan en el Corporativo. Necesita implantar y adaptar las políticas estratégicas de RRHH en una unidad determinada, teniendo en cuenta sus objetivos, actividad, problemática, perfil de los colaboradores, etc.
  • Orientación al Cliente Interno: el HRBP tiene que ser visto como un colaborador, un socio, alguien que vela por los intereses de las personas que componen su ámbito de influencia, pero alineado a su vez al interés general de la Organización. Mostrarse disponible, cercano y responder en materia de RRHH a los empleados.
  • Iniciativa y proactividad: estar en el “terreno”, cerca de la actividad y el día a día, exige una  capacidad rápida de respuesta, así como una gestión optima del imprevisto, anticipación y toma de decisiones.

Para terminar, decir también que en esto de los RRHH como en todo, imperan las modas… y ahora ser HRBP, está de moda. No sé qué habrá sido de aquel compañero, si seguirá siendo “echarbipi” o tendrá otra posición, difícil de pronunciar (por supuesto, en inglés), que en uno o dos años me haga escribir otro post como este.