Viniendo de un Foro de RRHH recibo un mail en el que me invitan a escribir en este nuestro blog corporativo para ofrecer tendencias, ideas, reflexiones… sobre el mundo de los RR.HH. En este mundo cada vez más digital, un blog debería ser algo cotidiano pero no lo es tanto (al menos para mí y muchos de mis colegas de profesión). Y es que nuestro día a día no nos deja demasiado tiempo para leer todos los artículos interesantes que se escriben.Esto incluye algunos blogs verdaderamente valiosos, escritos por influencers de primer nivel que nos muestran derivadas que nos enriquecen, nos aportan y/o nos sirven de guía.

Pero volviendo al Foro, reflexiono sobre aquello de “la innovación en los RRHH”. Y me planteo que, si estando rodeada de un grupo de verdaderos influencers reales (Directores de RRHH de algunas de las principales empresas de nuestro país) seguimos hablando de las cuestiones que más les preocupan y ocupan como son la Atracción, Retención, Sucesión y Desarrollo de Talento. ¿Qué hay que hacer diferente?, ¿cómo podemos lograr los mejores resultados en las Organizaciones hoy y ahora?

La innovación en las Organizaciones

Reflexionando sobre ello, me quedo con algunas de las acciones que más están circulando en foros virtuales y no virtuales sobre la innovación en los RRHH. En general, la mayor parte de las ideas que están en boca de todos hablan sobre cómo poder incorporar y/o fomentar la innovación digital en la gestión de personas. Pero, ¿cómo hacer y con qué acciones concretas? Aquí algunas claves para buscar respuestas:

  1. Fomentar de forma clara el uso habitual de la tecnología y las herramientas digitales frente a las “tradicionales”.
  2. Favorecer el uso de las redes sociales internas y externas, para compartir la información en tiempo real y de forma más ágil.
  3. Impulsar la omnicanalidad y la multicanalidad frente a los canales y procesos de venta tradicionales. Hoy en día cualquier negocio que tenga la ambición de ser competitivo necesariamente ha de estar en el mundo online y ha de planificar y cuidar la experiencia de cliente de inicio a fin.
  4. Poner en marcha en las organizaciones apps de gestión (de uso interno y externo), que se impongan como un elemento más de conciliación, networking y agilidad en la gestión cotidiana.
  5. Trabajar más que nunca el employer branding, desde dentro de las Organizaciones y hacia fuera. Que los empleados se sientan orgullosos de pertenecer a una organización ya no es suficiente. Han de presentarse además como embajadores de su marca, comparando y reconociendo todo aquello que su compañía “hace por ellos”. Y no sólo a nivel netamente retributivo. Aquí hablamos del salario emocional. Es lo que marca realmente la diferencia.
  6. Fomentar el networking interno y externo. Es una herramienta excepcional y de bajo coste para el fomento de las relaciones interdepartamentales, la formación, la gestión de temas concretos en los que antes invertíamos un tiempo precioso.

Siendo éstas las más relevantes, me da la sensación de que al final todos buscamos los mismos objetivos que siempre, si bien deberíamos estar avanzando en:

  • La mejora de la eficiencia operativa.
  • La mejora en la comunicación inter departamental.
  • La mejora del branding.

Ahora la pregunta es ¿esto está ocurriendo? Con todas estas acciones. ¿Estamos de verdad logrando los objetivos de los que hablábamos al principio? ¿Cualquier compañía, al margen de su tamaño, puede aspirar a la innovación y digitalización del mismo modo? ¿Estamos preparados? y ¿estamos poniendo los medios – de forma individual- para materializar estos cambios? El debate está servido. ¿Qué opináis?