Responde y reacciona ante el cambio

Que el entorno empresarial se ha convertido en un elemento cada vez más inestable, es una afirmación que ya no sorprende ni a propios ni a ajenos.  Hace casi dos décadas que Renau nos presentaba el esquema evolutivo de los sistemas de dirección, y nos acompañaba en un recorrido por la Historia de las organizaciones. El punto de partida en este trayecto era la Dirección por control, válida en entornos aún estables y recorre estructuras de gestión tanto por extrapolación de los comportamientos pasados, como por anticipación en base a las amenazas y oportunidades, ésta última surgida en los años 70 para responder a un entorno cada vez más cambiante, aunque todavía no turbulento.

Adaptación al cambio

La etapa más reciente de esta evolución nos lleva a los mercados actuales, donde lo único seguro es el cambio, y en los que ni siquiera es viable una actitud de previsión. La supervivencia de las empresas en la actualidad reside en su capacidad para detectar rápidamente los cambios del entorno y dar respuestas flexibles y ágiles a los retos planteados en cada momento.

Y esta misma actitud de capacidad de reacción es la que debe guiar hoy en día nuestra  gestión del Talento. Si queremos evitar que nuestra empresa desaparezca, víctima de la selección natural, es prioritario formar y desarrollar a nuestros empleados en su capacidad para responder con rapidez.

responde-reacciona-ante-cambio-2Lejos quedan viejas fórmulas de formación centradas en contenidos rígidos, y diseñadas sin tener en cuenta al colectivo target. El marco actual exige desarrollar a los profesionales para que sean capaces de responder ágil y eficientemente, a unas preguntas que continuamente están cambiando.

Identificar las habilidades y áreas de crecimiento.

El foco de atención de este desarrollo es la persona como individuo, y su personal perfil de competencias. Por tanto, es imprescindible comenzar identificando las habilidades y áreas de crecimiento –individualmente-, para diseñar una ruta que fortalezca su perfil competencial a través de experiencias y vivencias. Es decir, ya no es suficiente con que los PDI (Plan de Desarrollo Individual) incluyan formación como la hemos conocido hasta la fecha, sino que deben ofrecer la oportunidad de entrenar y desarrollar competencias a través de  situaciones experienciales, vinculadas al puesto, “out of the box” y que requieran que el profesional ponga en juego lo mejor de sí mismo.

La agilidad para responder al entorno es una habilidad dimensionable y enseñable, que se está convirtiendo en uno de los objetivos de las organizaciones que desean sobrevivir con éxito.

By | 2017-06-12T12:17:42+00:00 noviembre 11th, 2013|Categories: Blog|Tags: , , |1 Comment

About the Author:

Ray Human Capital
Empresa líder en Consultoría de RRHH. Ofrecemos servicios personalizados de Assessment & Development Centre, Búsqueda y Selección además de seleccionar las Herramientas más completas para la Evaluación Online de profesionales.

One Comment

  1. […] Que el entorno empresarial se ha convertido en un elemento cada vez más inestable, es una afirmación que ya no sorprende ni a propios ni a ajenos.  […]

Leave A Comment