¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de marcarse un propósito tras la vuelta de vacaciones? Lo primero es ser realistas. Sé que esto, junto con las pautas para superar el estrés postvacacional que inunda todos los medios de comunicación durante las primeras semanas de septiembre, es algo que estamos cansados de escuchar, pero no debemos dejar de prestarle atención. Lo ideal es que entre nuestros propósitos se encuentren cosas que realmente nos apetezcan y de las que estemos convencidos de querer conseguir, sólo de esta manera vamos a disfrutar en el camino.

Lo segundo que hay que tener en cuenta es que cualquiera de estos propósitos nos va a requerir de un esfuerzo extra. ¿Cuánto estamos dispuestos a dar/invertir? Si tenemos claro este punto, evitaremos parte de la frustración inicial que surge cuando no se consiguen de manera inmediata o en un corto periodo de tiempo los resultados perseguidos, o cuando aparecen los obstáculos e imprevistos.

Vamos a centrarnos en uno de los propósitos más comunes en esta época: nuestra situación y futuro laboral. Ese momento donde se plantea la estrategia de búsqueda, sobre todo, en los casos en los que la empresa a la que pertenecemos no cubre nuestras expectativas (profesionales, salariales,…).

¿Qué aspectos hay que tener en cuenta en la búsqueda de empleo?

Es una realidad que tras el parón vacacional, las ofertas de trabajo aumentan y que de septiembre a noviembre pueden aparecer más oportunidades profesionales que en los meses previos. Si queremos aprovechar este momento, hay que tener clara la estrategia y marcar un plan de acción. La búsqueda de empleo requiere de esfuerzo y dedicación de tiempo que hay que tener presente y tenemos que estar convencidos de que estamos dispuestos a asumirlo.

    1. Saber qué queremos conseguir y hacia donde queremos dirigirnos. ¿Queremos cambiar de actividad, de funciones, asumir más responsabilidad? ¿Queremos conseguir mayor retribución, mejor horario, participar en proyectos más interesantes y/o más retadores?
    2. Hacer una autoevaluación: ¿nuestro perfil se adecua a eso que queremos conseguir? (formación, idiomas, experiencia…) Si la respuesta es NO, tenemos que trabajar para cubrir estos gaps que hemos detectado y que pueden impedir que consigamos nuestro propósito. Si nuestro interés es entrar a formar parte de una determinada compañía, debemos informarnos sobré qué perfiles incorporan, cuál es su cultura, sus valores, etc. Y en qué medida se corresponden con los nuestros.
    3. Analizar el mercado laboral para ver si las ofertas que hay en ese momento pueden satisfacer las necesidades que yo tengo, y por las que me he planteado la búsqueda. Solo habiendo trabajado en esto, podremos seguir con nuestro plan y sentaremos las bases para seguir persiguiendo nuestro objetivo sin dejarnos llevar por el desánimo.

4 claves para buscar trabajo

Lo primero es tener actualizado el curriculum y crear una imagen de marca (personal branding). A veces no somos conscientes de lo importante que es tener un CV actualizado y completo (off line y on line) y nos olvidamos de que es nuestra carta de presentación. Actualmente tenemos a nuestra disposición las herramientas 2.0 y una buena utilización de ellas puede ser fundamental a la hora de encontrar una nueva oportunidad profesional. Por ello hay que:

  • Tener un perfil completo y actualizado en las RRSS más habituales (Facebook, Twitter, LinkedIn…) que trasmita la realidad sobre nuestros conocimientos, capacidades, competencias. Utiliza palabras claves, tags, para destacar aquello que te interesa y que mejore el posicionamiento de tu CV en las búsquedas y que permitan llegar a él de manera más fácil y rápida. Esta es una buena herramienta que nos permite diferenciarnos de otros candidatos con un perfil similar al nuestro. Eso sí, requiere de una dedicación por parte de la persona que está buscando trabajo, que asuma un papel activo y que actúe con cierta proactividad.
  • Ampliar la red de contactos, aprovecha la oportunidad que nos brindan las redes sociales de contactar con personas que te interesen. Sin embargo, hay que ser cuidadosos y no ser insistentes.
  • Participar en foros profesionales, formar parte de comunidades y grupos que te interesen, pero siempre controlando tus aportaciones y con una actitud profesional cuidando el lenguaje.
  • Sigue a empresas en las que estés interesado. De esta forma te mantendrás informado de novedades, vacantes y eventos en los que podrías participar.

 

¡Seguro que este año estamos más cerca de conseguir nuestro propósito!