Está de moda hablar de valores como una de las herramientas que nos permitirá acelerar la salida de la crisis y entrar en un periodo de crecimiento sostenido y sostenible, para lo que las empresas deberían de mejorar la comunicación interna y apostar de una manera decidida por su activo más importante: los Recursos Humanos. ¡Ojala!, suena genial… Por otro lado, los planes de igualdad y la conciliación han dejado de ser el eje en la gestión de los recursos humanos de algunas empresas, o dicho de otra manera, ha dejado de ser “rentable”.

Esta supuesta salida de la crisis nos ha vuelto paranoicos con el gasto/coste, perdiendo en muchos casos el sentido común, lo digo porque recibo llamadas preguntándome si tenemos Directores Financieros por 28.000€. La culpa seguramente no sea del responsable del departamento de RRHH, pero noto que cada vez tienen menos poder de decisión y en muchos casos están atados de pies y manos ya que sus presupuestos son cada día más raquíticos. Esto se resume con la célebre frase de “hacer más con menos”La labor de los RRHH - RAy Human Capital

Íbamos por buen camino, y como esto no cambie le volveremos a llamar Departamento de Personal, un departamento gris donde se hacen las nóminas, donde se obsesionan por “controlar” la presencia y la ausencia, contratar al personal cuanto más barato mejor, y por supuesto despedir, sin olvidarnos de la función de “Apaga Fuegos”. La sensación de estar constantemente apagando fuegos es muy habitual en nuestro entorno, donde la planificación a medio/ largo plazo prácticamente es una utopía que el día a día nos hace olvidar. La gestión seguirá siendo un continuo imprevisto, en el que cada día surgirán nuevas necesidades y problemas donde su resolución es nuestra única prioridad. Todo lo demás, lo vemos mañana.

Los departamentos de recursos humanos o de gestión de personas, que suena mejor y así eliminamos la palabra “recurso”, a parte de las funciones típicas de planificación, selección y formación del personal, administración y relaciones laborales, debería de ser el departamento más cercano y “amable” de la empresa. Pero, ¿realmente esto es así? No es muy habitual encontrarnos directivos de recursos humanos en el que sus funciones  vayan acercándose poco a poco a la dirección general, formando parte activa de la estrategia presente y futura de la organización. ¿Se os ocurre alguien mejor que una persona de recursos humanos para ayudar a definir la estrategia? Pues esto es real…, y está pasando…, ¡no es broma! ya tenemos ejemplos con los que estamos trabajando, se nota, y la verdad es que da gusto.

Aunque algunos dicen que en breve se externalizarán la mayoría de las funciones de recursos humanos y  alguno incluso se atreve a decir que desaparacerán. La verdad es que no sé qué pasará, pero por favor, no dejemos de ser Humanos, no dejemos de ser estratégicos, no dejemos de preocuparnos por el talento, no nos olvidemos de bajar a la arena, en resumen, y sobre todo, no dejemos de ser rentables.