Hoy voy a compartir con vosotros uno de mis objetivos en la vida: disfrutar lo sencillo. Sí, habéis oído bien. Por paradójico que os resulte, uno de los grandes retos que me planteo continuamente, y que no siempre consigo, es este: detectar qué aspectos de mi entorno son capaces de hacerme sentir feliz y, ya que están a mi alcance, disfrutarlos en el día a día. Sé lo que estáis pensando: “eso es muy simplista porque en la vida hay que marcarse también grandes objetivos, superarse, avanzar. De lo contrario, corremos el riesgo de caer en el conformismo”….

Sin embargo, creo que ambos planteamientos son compatibles, pero observo que dentro del entorno económico por el que nos movemos, casi todo el mundo anda frustrado por llevar algunos años frenados a la hora de alcanzar grandes objetivos, que suelen ir asociados a ocupar tal o cual posición, tener un ascenso económico importante y cambiar el nivel de vida de nuestras familias.

Promoción profesional

Hace un tiempo que se redujeron drásticamente las promociones de categoría profesional, las subidas salariales o la obtención de bonus ligados a objetivos entrte otros. Y llevo algunos años viendo cómo las organizaciones y los empleados viven “resignados” esperando nuevos tiempos mejores y si se repiten con el mismo formato del pasado.

Nuestro cuestionario de evaluación online sobre motivaciones y valores (views), analiza los aspectos claves que influyen en la satisfacción de una persona. En este sentido, he tenido el placer de desarrollar algunos proyectos que me han hecho reflexionar sobre quedarse parado ante la imposibilidad de llevar a cabo grandes proyectos (concretamente aumento del salario para aumentar motivación y compromiso) o comenzar a llevar a cabo acciones más sencillas y “alcanzables”, tales como estudiar qué otros conceptos influyen en la motivación de los empleados y son más fácilmente gestionables desde el área de RR.HH.

Cuestionario online sobre motivaciones y valores

salario-emocional-2

Con algo tan sencillo como nuestro cuestionario de evaluación online sobre motivaciones y valores (views), pudimos analizar los aspectos claves que influyen en la satisfacción de una persona dentro de su trabajo. Así, tuvimos claro, que junto al factor monetario, o incluso, por encima de éste, los empleados de varias organizaciones valoraban conceptos, tales como: reconocimiento del desempeño, identificación con lo que se hace, oportunidades de aprendizaje, trabajar dentro de ambientes de colaboración, de optimismo, disfrutar de una comunicación abierta, poder innovar, o por el contrario, trabajar dentro de entornos poco cambiantes.

Todo ello permitió poner en marcha medidas “alcanzables” y sin coste que sirvieran para aumentar la motivación y el compromiso de los equipos. Así llegamos a un término que últimamente va tomando forma en los foros de RR.HH.: el salario emocional.

Y entiendo que esto es algo mucho más fácil de conseguir que el hecho de aumentar el sueldo a toda la plantilla en una época en la que sólo se habla de reducción de costes. Por ello, insisto en el comienzo de mi artículo: entre grandes objetivos difícilmente alcanzables y el extremo de no hacer nada, quedémonos al menos “disfrutando lo sencillo” y, como profesionales de RR.HH., tratemos de aportar planes que ayuden a mejorar el salario emocional de los empleados en la Organización. Si las compañías comienzan a tener en cuenta este concepto, sus equipos vivirán disfrutando lo sencillo, mientras siguen luchando por los grandes retos.