Cada día el mercado laboral se vuelve más exigente. En cada nuevo trabajo tenemos que demostrar de qué somos capaces, nuestro potencial y adaptación a los posibles cambios que pueda haber en tu actual o futura organización. Con independencia de que tengamos una buena trayectoria profesional o que estemos en búsqueda activa de empleo, tenemos que apostar por nosotros.

En la actualidad, no basta sólo con ser un especialista en tu sector, tienes que tener un “plus” que, en muchos casos, está en el conocimiento de lenguas extranjeras. Saber inglés se ha convertido en un requisito imprescindible. No sólo para obtener el trabajo y desarrollarlo eficazmente, sino que también nos permite tener un acceso a nuevas investigaciones y avances en nuestro campo profesional a nivel global, permitiéndonos ampliar nuestros conocimientos en un entorno multicultural que nos enriquecerá con las últimas tendencias del mercado.

Si bien es cierto que el español es el segundo idioma más hablado en todo el mundo por número de hablantes nativos (detrás del chino), el inglés es el idioma más aprendido como segunda lengua. Es el idioma oficial de casi 400 millones de personas y la segunda lengua extranjera de otros tantos.

 

Cuantos más, mejor

idiomas-Ray Human Capital

Es fundamental saber idiomas. Y aquí la regla de “menos es más”, no tiene cabida. ¡Cuantos más idiomas sepas, mejor! Es verdad que el inglés es el idioma que hoy en día más puertas te puede abrir. Por eso, mi propuesta es que empecéis con ello. Tengas la edad que tengas, este es tu momento idóneo para empezar a aprenderlo. Tenemos que adaptarnos para estar preparados a las necesidades del mercado y como decía el Dalai Lama: “Sólo existen dos días en el año en los que no se puede hacer nada. Uno se llama ayer y otro mañana.”

El verano es una buena época para combinar el aprendizaje de idiomas con actividades de ocio. En este sentido os propongo viajar a países donde puedes perfeccionar el inglés. Asimismo, diversas escuelas de idiomas ofrecen estancias dentro de España en lugares en los que se trabaja a través de la inmersión lingüística. También, por el precio de una caña, puedes practicar inglés en tu propia ciudad, en grupos de conversación en el que participa personas nativas de habla inglesa. Incluso la mera lectura de un libro en inglés o ver películas en versión original, te puede ayudar a mejorar tu nivel. Aprovecha tus vacaciones y apuesta por ti.