Simeone, el secreto de un buen liderazgo

//Simeone, el secreto de un buen liderazgo

Simeone, el secreto de un buen liderazgo

A veces se nos olvida todo lo conseguido en el pasado y nos centramos en exceso en el aquí y el ahora. Por ello, creo que es justo poner en valor todo lo que ha conseguido Diego Pablo Simeone en relación al resultado de la final de la Champions League y es que hizo de un equipo que  prometía alcanzar la gloria cada año… un equipo campeón y con personalidad propia.

¿Cómo se logra este cambio? ¿Es que antes no había el mismo potencial? ¿No contaban con el apoyo de la afición? Entonces, ¿cuál ha sido y cómo ha sido la trasformación de este equipo? ¿Qué es lo que fallaba? Seguramente un cómputo de muchas variables, pero una de ellas, es sin duda, la ausencia de un capitán de barco que pusiera una visión, una meta y unos valores que defender y por los que luchar. Pero, ¿qué hizo Simeone que no consiguieron otros? La respuesta se resume en esta ya internacional afirmación: una visión a base de “Partido a Partido”

La esencia del liderazgo

“Partido a Partido”, una frase que ha hecho ya historia y que utilizó Simeone para motivar y alinear a todos sus jugadores…, Y es que, ¿quién no ha oído esta frase? ¿Quién no la ha copiado en algún aspecto de su vida? Reduciéndolo a una idea simple, esta afirmación significa la capacidad de aislarse del exterior para centrarse en uno mismo con el objetivo de poder descubrir todas tus ventajas, puntos fuertes y oportunidades en cualqujier oportunidad, en cualquier entrenamiento, en cualquier ocasión demostrable… algo que podemos extrapolarlo a un trabajo constante que busca día tras día la excelencia y la superación. Una mirada ambiciosa que no se conforma con sub-vivir a base de lo bien o mal que se hizo en un pasado….

equipo atelitoc de madrid RHCUna vez clara esta idea, comenzó a trabajar para el establecimiento de objetivos a través de un ejercicio de introspección. Y Simeone, sabedor de la materia prima de su equipo (potencial, corazón y afición), estableció objetivos reales a medida para cada jugador reforzando la visión del nuevo proyecto con valores como el trabajo duro, la falta de complejos al compararse con los dos grandes del fútbol español, etc… Es entonces, en ese momento, cuando llegados a este punto, la frase “lo consiguieron porque no sabían que era imposible” empieza a cobrar sentido, tanto para los jugadores, para el aficionado y lo que es peor aún, para sus rivales.

Y es que todo esto, ha sido cimentado alrededor de una idea simple  y común en cualquier actividad, entorno o proyecto, la de “hacer equipo”, compartiendo tus problemas y éxitos con tus compañeros, sabiendo que si tú no llegas a tiempo, otro compañero estará ahí para ayudarte, remando e involucrándose hacia un objetivo común dejando de lado los individuales y aceptando y apoyando las decisiones del equipo. Sin embargo esto que Simeone ha conseguido no es tan fácil pues la competencia trabajar en equipo es muy fácil de afirmar que se tiene, pero muy difícil luego de demostrar en un entorno real de trabajo.  Para alcanzar esto se necesita, entre otras cosas, de un líder firme que tenga claro objetivos y convicciones pero que deje hacer equipo entre los suyos, motivador y sentimental pero no condescendiente, y sobre todo que tenga la famosa “inteligencia emocional”, demandada por todos los procesos de selección, pero pocas veces encontrada en una persona. Con todo esto, quizás, podremos conseguir un grupo COMPROMETIDO, UNIDO Y SOLIDARIO que pelean por objetivos comunes, algo parecido a lo que Simeone logro con su Atlético.

El último paso de SimeoneSimeone y liderazgo rrhh

Por último, una vez que tienes el objetivo principal y los valores para conseguirlos, alcanzar el siguiente nivel (ganar La Liga, UEFA o Copa del Rey, llegar a dos finales de Champions) necesita de más aspectos centrados en brindar siempre, en cualquier acción/oportunidad,  la mejor versión de uno mismo. Y, ¿cómo Simeone logró ese espíritu de perfección, autoexigencia y sacrificio en cada jugador? Con un trabajo motivacional de grupo y también con mano izquierda para saber con diferentes jugadores, cada uno con su personalidad, potencial y todos con las expectativas de ser titulares en el equipo. Pero como todos sabéis,  solo pueden jugar 11.

El punto aquí es bien diferente, se trata de motivar no solo a los que salen a jugar desde el principio, sino también a los suplentes  para que salgan motivados y convencidos de que son igual de importantes para ganar que los titulares y que si lo hacen bien hoy, su estrella puede cambiar ya que en ese equipo nadie tiene el puesto asegurado…

¿Tiene Simeone la poción perfecta para entrenar y conseguir éxitos? No, ni mucho menos. Es más, seguramente si cambiara de equipo debería adaptar su metodología, que no su filosofía, a las necesidades y circunstancias del mismo.

By |2017-06-12T12:17:28+00:00junio 3rd, 2016|Categories: Blog|Tags: , , , , |0 Comments

About the Author:

Pablo Aguado
Pablo Aguado es doble Licenciado en ADE e Investigación y Técnicas de Mercado por la Universidad de León; cursó su especialización en Recursos Humanos en Madrid, donde realizó un Master en Dirección de Personas y Desarrollo Organizativo por la Escuela de Negocios ESIC Business & Marketing. Cuenta con una sólida trayectoria profesional como Consultor de Recursos de Humanos, desarrollando proyectos de Gestión del Talento, Organizativos y Sistemas Retributivos.

Leave A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies