El secreto de la felicidad en la empresa

En España, para la generación que ronda los 40 y 50 años, todavía sigue resultando complejo realizar una gestión emocional que permita compartir y verbalizar espontáneamente los sentimientos.