Pues sí, se acabaron las vacaciones. Vuelta al día a día, al estrés y las prisas por hacer todo para antes de ayer. ¡Con lo bien que se estaba en la playa con la presión que siempre supone la decisión de si nos damos un baño o un paseo!

Sé que está muy visto esto de hablar de la dificultad de la vuelta al trabajo después de una temporada de vacaciones. A mí, personalmente, diré que siempre me ha supuesto una enorme dificultad encontrar una motivación para retomar mis tareas después de una temporada de descanso. Pero sobre todo, me preocupa encontrar argumentos para conseguir que las personas de mi equipo sigan con la misma predisposición, ilusión y espíritu a la hora de realizar sus tareas. El riesgo de caer en “otro año igual” es importante, por lo que tenemos que ser capaces de encontrar estímulos que despierten nuestra ilusión por hacer cosas nuevas… aunque realmente no lo sean.

 

¿Existe una fórmula?

vuelta-Ray Human CapitalSeguro que a estas alturas todos hemos leído muchos artículos sobre las pautas a seguir para conseguir que la vuelta sea lo más llevadera posible, y alguno habrá que haya encontrado hasta el decálogo con las claves de la felicidad. Realmente, no sé por qué me sorprendo todavía cuando veo estas cosas. Todos los años es lo mismo. Y si fueran verdad, las haríamos todos y seríamos más felices.

Imagino que no será tan fácil como algunos dicen. ¡¡Se habla de tantas cosas!! Desde hacer limpieza (lo he leído textualmente), pasando por la incorporación progresiva (como si eso fuera posible) o de ir aumentando el ritmo de trabajo poco a poco (tendré que explicárselo a los clientes a los que les dije antes de irme que hablaríamos en septiembre). ¡Qué complicación!

 

En mi opinión, lo único válido para hacer que las cosas se desarrollen con normalidad es actuar con normalidad. Así de simple. Volver a los básicos, y reflexionar sobre cómo conseguir que los valores que defendemos sigan siendo nuestra seña de identidad.

Me estoy refiriendo a temas de los que creo que ya he hablado en alguna de mis apariciones previas en este blog de Ray Human Capital: claridad, rapidez, comunicación, colaboración… y humildad, mucha humildad. Si pretende hacer cambios, hágalos, pero siempre desde la lógica y de forma que sean comprensibles para todos. Es la mejor manera para conseguir el compromiso y la alineación de los equipos con los mismos. No deje lugar a dudas a la hora de decidir. Escuche, déjese aconsejar por las personas de su alrededor y aprenda de experiencias de terceros. Y por supuesto, no esconda los problemas, afróntelos. El primero, la dificultad de la vuelta…